La practica de la agricultura y ganadería ecológica necesita de un proceso permanente de investigación, lo que permite mantener vivos los conocimientos campesinos a la vez que se van descubriendo mejoras en los sistemas productivos.